Skip to main content

TEORIA DE LA CUERDA

TEORIA DE LA CUERDA

El equilibrio es la palabra mágica que todos buscamos en esta vida  y pocos encontramos.

Equilibrio en la vida, en el amor, en los negocios, en tu empresa.

Cuando una pareja se casa o se une, cada uno tiende a tirar de la cuerda para conseguir mejores posiciones, decantar la balanza hacia uno mismo, forma parte natural del ser humano, y esa es la principal razón por la gran cantidad de parejas que acaban separándose, ya que uno tira de esa cuerda demasiado y el otro no cede y la cuerda al final acaba rompiéndose, el equilibrio no se logra.

En la empresa sucede otro tanto a lo largo de toda su historia, aquí las partes claramente definidas son por un lado la empresa, gestionada por el empresario, y por otro lado los trabajadores. Cada uno tiene sus poderes, su fuerza, y durante toda la historia han estado tirando de esa cuerda, se han formado grandes fuerzas alrededor de los empresarios y de los trabajadores, los sindicatos como el poder más representativo.

Pero si bajamos a la empresa como organización también existe esa teoría de la cuerda, esa búsqueda por encontrar el equilibrio.

Para mí las claves del éxito de una empresa es alcanzar el máximo partido a lo que llamo las joyas de la empresa: el modelado de su negocio, su potencial humano y sus clientes, tratando siempre de cubrir las necesidades que tienen. Si tuviese que formular mi  teoría de la cuerda, sería con la siguiente fórmula: Clientes+ Modelado+potencial humano. Es decir si quieres tener   clientes bien en buen número o de calidad, tienes que tener un modelo de negocio muy bueno y un potencial humano alto.

Y ahí es donde postulo mi teoría de la cuerda. El reto del empresario es alcanzar un modelo de negocio  muy sugestivo, excelente, óptimo, y que este se reinvente de forma constante, y por otro lado debemos de mimar, de tener al mejor potencial humano, ya que este nos ayudará a llegar a la excelencia, nos aportará feedback para alimentar a nuestro modelo, al igual que feedback nos debe de aporta nuestros clientes. Si conseguimos optimizar esos tres elementos, esas tres patas, nuestra organización o empresa alcanzará el éxito.

El empresario debe de postularse como el director de esta orquesta, el que dirija este entramado para conseguir tener un modelo de negocio sugestivo y atractivo, el que mimará, dirigirá a su personal, para llegar a darle a sus clientes lo que realmente necesitan, y siempre tratará de ir por delante, siendo proactivos, alimentándose tanto de sus propios clientes como de su potencial humano, y reinventar constantemente su modelado, derivándolo a nuevos modelos, pivotando o no en su modelo de negocio base.

Evidentemente esta es una teoría a la que yo le veo todo el sentido del mundo, pero el ponerlo a la práctica requiere de una gran maestría por parte del emprendedor.

Y ahí aparece el “artista” (el empresario, el líder) que dirige la orquesta, el líder que tiene que afinar las notas para que los tres elementos emerjan en su máximo esplendor y lleven a su orquesta (su empresa) a alcanzar el sueño dorado, el éxito.

Reto importante, y al mismo tiempo desafiante. Así pues, amigo empresario, busca la excelencia para dirigir tu empresa, mimando a tu equipo humano, liderándolo, satisface a tus clientes, y busca siempre reinventarte en tu modelo de negocio, no te quedes anquilosado, ya que en un entorno como el actual, si no buscas la excelencia en todos estos elementos, no conseguirás tus metas, lo otro, cada uno se monte su propia película.

ALGUNOS FACTORES QUE PUEDEN AYUDARTE A CONSEGUIR EL ÉXITO DE TU EMPRESA

ALGUNOS FACTORES QUE PUEDEN AYUDARTE A CONSEGUIR EL ÉXITO DE TU EMPRESA

 

Voy a exponer algunos factores que yo considero clave para que una empresa tenga más posibilidades de alcanzar el éxito. Si somos capaces de tomar conciencia de ellos, y si es más, somos capaces de aplicarlos a nuestra empresa, te aseguro que tu empresa aumentará las probabilidades para conseguir el éxito.

De seguro que habrá más, pero espero que los que te voy a enumerar te ayuden:

 

1º-NO quieras ser el más listo.

NO te las des de listo, como que tú lo sabes todo. Si piensas así lo llevas crudo. Este tipo de líderes, mejor dicho jefes, no escuchan, para qué, si lo saben todo, y no escuchar a los clientes, personal de tu propia empresa, y demás externos (proveedores, asesores, consultores, etc.), es un craso error. El futuro de tu empresa tiene los días contados. Cuanto más abierto es el líder, más escuche, invite a opinar a los que le rodean, les motive para ello, es decir escuche a su entorno, más probabilidades tendrá de que su empresa logre el éxito.

 

2º-Foco, foco y foco.

Tienes que tener claro tus prioridades, tu foco, prioriza las tareas más importantes, si tú y tu equipo directivo prioriza las tareas más importantes para la empresa, en vez de las que más les gustan o las que más les convenga, tendrás parte del camino ya hecho.

 

3º-NO pierdas de vista tus costes/gastos.

Austeridad es sinónimo muchas veces de prosperidad. Sé austero, no rácano, no despilfarres, gasta sólo lo que necesites, siempre debes de hacerte las preguntas siguientes: ¿realmente es necesario este gasto? ¿Es este proveedor el que me resulta más económico dentro de lo que necesito? ¿He negociado lo mejor este gasto, y me refiero a todas las condiciones no sólo al precio, sino al plazo entrega, plazo de pago, etc.? Por mucho dinero que tu empresa tenga siempre sé austero. Esto hará raíces en tu empresa, en tu mentalidad, en la de tus trabajadores, y optimizarás mejor tus recursos y obtendrás mejores resultados siempre. Pero por favor no confundas control, austeridad con racanería.

 

4º-Empresa de cracks o de “normalitos”.

Siempre trata de contratar a empleados más buenos que tú mismo, o que tus empleados actuales, no contrates a normalitos, por el hecho de que de esta forma no serán mejores que tú. Si lo haces, tu empresa no crecerá, sólo podrá crecer lo que tú des de sí, pero los demás no aportarán nada de valor para seguir ese crecimiento. Contrata a cracks, a gente mejor que tú, de esta forma tú crecerás porque aprenderás y tu empresa cada día hará lo mismo. NO sea ciego en este punto. Piensa en el futuro de tu empresa.

 

5º-No menosprecies la ubicación de tu negocio.

Trata de hacerlo cerca de tus principales clientes. Esta posición estratégico te ayudará mucho a la hora de tener una ventaja competitiva clara.

 

6º-La voz de la experiencia.

No hagas oídos sordos a la experiencia, a aquellos de tu plantilla que tengan experiencia, escúchalos, la experiencia es muy importante para crecer.Cuidado con los experimentos si  no tienes a tu lado a alguien que ya los haya experimentado. Ya sabes lo que dicen los experimentos con gaseosa.

 

7º-Compromiso.

Tienes que lograr que tu equipo se comprometa con tu proyecto, si no es así, lo tienes difícil, tirar del carro tú sólo es muy pesado. Es muy importante obtener el compromiso de los que te rodean en tu proyecto. Para ello tú tienes que ser el primero en comprometerte y dar ejemplo. Sé un líder, no un jefe.

 

8º- Venga, venga, venga¡¡¡.Equipos de alto rendimiento.

Tienes que crear entornos en tu empresa de alto rendimiento, si ves que la gente en su trabajo está contenta, la cosa va bien, si ves caras largas, cuidado algo pasa, trata de generar el ambiente de trabajo idóneo para que tu equipo esté feliz. Que sienta pasión por lo que hace. Si lo consigues tienes un equipo de alto rendimiento y tu empresa irá como un tiro.

 

9º- People.

A estas alturas ya te he apuntado muchos puntos clave que convergen en uno: potencial humano. No lo olvides, es tu principal valor en tu empresa. Si eres capaz de tener siempre ese potencial humano, perfecto, vas bien.

 

10º- Reinventate tú y tu modelo de negocio.

En este entorno tan cambiante, si no estás constantemente reinventándote tú y el modelo de negocio de tu empresa lo llevas claro. Apóyate en tu equipo, motívalo, y pivota tu modelo de negocio reiventándolo conforme ves que el entorno lo demanda, escucha a tus clientes, ellos te van a transmitir sus necesidades, y tú tienes que verlo y satisfacerlos.

 

11º-Otro foco transcendental: tus clientes.

Aunque ya he esbozado pinceladas, se merece que mencione como punto clave a tus clientes. Siempre debes de buscar satisfacerlos. ES uno de tus principales focos de atención. Cuídalo, mímalo, adelántate a sus necesidades, dales cosas que aún no hay en el mercado, o que aún no te piden, eso sería lo ideal. Siempre ir por delante, pero si no tienes esa gran capacidad o visión, cuanto menos dales lo que te piden, lo que te están demandando.

 

Espero que todos estos puntos te puedan ayudar a que seas mejor como líder o empresario.