Skip to main content

¿ qué le puede llegar a aportar un Director Financiero a su empresa?

Ha llegado la hora de dar un salto cualitativo y cuantitativo a su empresa.

Muchos empresarios de pymes y micro pymes llevan una gestión financiera basada en algún/a administrativo/a, además de los profesionales outsourcing contratados en una asesoría que le solucionan los temas contables, fiscales y laborales principalmente. 
Todo esto lo hacen muchos empresarios más que nada por cumplir con sus obligaciones legales y fiscales. Pero realmente, siendo un servicio imprescindible, no le aportan demasiado valor adicional a su gestión.

Es la hora de que el empresario dé un salto hacia adelante y adquiera una serie de ventajas competitivas, es la hora de que además de la estructura de personal que tiene, apueste por un profesional externo que le va a aportar un valor diferencial tanto  cualitativo como cuantitativo a su empresa.

Los servicios en los que le puede ayudar un Director Financiero Externo son: optimizar su gestión de Tesorería, implantar un presupuesto y su control presupuestario, diagnosticarle su situación económica y financiera tanto interna como de la competencia, relación con la banca en la gestión de cualquier necesidad (busca de financiación, refinanciaciones…etc), planes de reducción de gastos, estudio viabilidad de nuevos proyectos,  etc.

Qué le puede aportar la contratación de un Director Financiero Externo:

  1. Nuevos valores. El hecho de que contrate a un profesional externo, le va a suponer que le transmita unos nuevos valores que pueden beneficiar mucho a su organización.
  2. Cultura financiera. Sin duda le propondrá una serie de conceptos, herramientas, que tendrá la posibilidad de añadir a la mochila de su empresa. Esta cultura financiera le puede aportar unos beneficios importantes a su empresa de forma inmediata y para el futuro.
  3. Formación. Si, puesto que el Director Financiero Externo (DFE), no viene para quedarse, con lo que una de las ventajas que podrá tener es que las personas de su organización podrán adquirir una formación para continuar en un futuro, cuando ya no esté el DFE.
  4. Expertise. La figura del DFE es la de un senior que seguramente lleva ya muchos años ejerciendo labores de Dirección Financiera, con lo que le va a trasladar una importante experiencia que de seguro fortalecerá no sólo su área de finanzas, sino que le podrá transmitir otras experiencias y conocimientos en otras áreas.
  5. Rentabilidad. No le quepa duda, de seguro que un buen profesional, un DEF va a hacer que cuando haya implantado todas las mejoras que le propondrá se traducirá en una mayor rentabilidad para su empresa.
  6. Optimización de procesos. De seguro que le ayudará a mejorar sus procesos en el área de finanzas y podrá también ser exportable a otras áreas.
  7. Economicidad. Si, lejos de lo que muchos empresarios puedan pensar, un DFE no es caro.
  8. Flexibilidad. El empresario adquiere un coste no fijo, ya que una vez el DFE haya realizado sus mejoras y su gestión, incluida la formación que habrá dejado en su administrativo/a, contable o quien decida el empresario, éste se marchará de la empresa y dejará de ser un coste para el empresario.

En definitiva y como conclusión, la contratación de un Director Financiero Externo lejos de ser un gasto para el empresario es una inversión, ya que lo que pueda llegar a aportar a una empresa es mucho, y se verá reflejado tanto a corto plazo como de cara al futuro de forma cualitativa y cuantitativa.